El poder de sanar está en ti.

Muchas veces en nuestra vida recibimos comentarios que nos duelen profundamente, son esos comentarios que cuando los escuchamos es como si nos dieran un golpe en el estómago, nuestra cara se enrojece y muchas veces logran tumbar al piso nuestra confianza.

Cuando esto sucede es que ese comentario toca una fibra emocional que debemos sanar, pero nos cuenta mucho aceptar que esta situación se da para poder ver algo que es nuestro y debemos trabajar; y por el contrario convertimos ese comentario en una aguja venenosas que clavamos en nuestro cuerpo y que va soltando poco a poco su veneno, dañando nuestro cuerpo y nuestra alma.

Cada vez que recuerdo ese suceso con dolor, rabia y hasta odio, es una gota de veneno que suelta esa aguja en nuestro cuerpo; y solo TU puedes decidir hasta cuando te envenenas; ya que solo TU tienes el poder de sacar esa aguja de tu cuerpo.

Pero cuidado si sacas la aguja y la tiras sin aplicar el antídoto, te seguirá envenenando y peor aún te clavaras otra mucho más grande, a menos que apliques el antídoto.

Aplica el antídoto.

Aquí debemos dejar a un lado muchas veces nuestro orgullo, y entender que todo lo que nos pasa es solo nuestra responsabilidad, y aplicar correctamente el antídoto.

         Observa

Debes observar la situación, entender porque ese comentario te causo daño, cual fue la emoción que activó en ti; todo esto sin hacer juicios.

         Agradece

Debes agradecerla…Si como escuchas AGRADECERLA, una vez leí una frase de John F. Demartini, en su libro Efecto gratitud, que decía “Me niego a ver una crisis sin beneficio”; y estoy totalmente de acuerdo con esta afirmación, toda experiencia dolorosa trae un beneficio, y hasta que no lo entendamos y lo podamos agradecer, no podremos eliminar todo ese veneno de nuestro organismo.

         Perdona (TE)

Debes Perdonar(TE), y lo escribo así porque a la final el perdón solo te va a liberar a ti de todo ese dolor y sufrimiento que te pudo haber causado esa aguja.

         Aprende

Reflexionar cuál es el aprendizaje que debes incorporar, cual es esa fibra emocional que debes trabajar, que creencia está allí escondida esperando a que la sanes.

No permitas que otras personas envenenen tu vida……. El poder de sanar está en TI,

Úsalo.

Adriana


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *