Conecta con tu Interior

Publicado por Adriana Del Castillo en

Conecta con tu Interior

“Si no puedes comprender lo Interno, menos podrás comprender lo externo, porque el universo empieza en ti” Elle Ferreira

No les ha pasado que a veces leen alguna frase que les impacta o que al momento de leerla piensan que es linda, o que es profunda, o a lo mejor la frase hasta te saca un gran suspiro, y por un segundo te pone a reflexionar y piensas en que necesitas empezar a hacer algún cambio profundo en tu vida.

Cuando yo leí esta frase me pregunté bueno y ¿cómo hago eso?, ¿cómo comprendo lo interno? y fue así que empecé a investigar sobre el termino Conexión y hoy quiero compartirles un poco lo que surgió de allí.

La Conexión es la unión que se establece entre dos o más cosas o personas para que entre ellas haya una relación o una comunicación.

De este concepto me resaltaron dos palabras unión y comunicación y entonces pensé que para poder conectar conmigo y comprender lo interno, se debe dar la unión entre el Espíritu, el Alma y el Cuerpo, para que pueda fluir la comunicación necesaria que nos permita comprender nuestro verdadero yo.

Y es importante aclarar que esta comunicación no es ni oral, ni escrita, esta comunicación en particular se da a través del sentir.

Ok, entonces ya podemos tener una primera idea del concepto de conexión interior y podríamos decir que:

Es la percepción de sensaciones a través de los sentidos que me permite unir el Espíritu con el alma y el cuerpo para establecer un intercambio de información.

Pero cuando estoy intento explicarme y entender todo esto, no puedo dejar de pensar en el Internet, y en cómo nos conectamos con esa enorme cantidad de información diariamente, sin siquiera cuestionarnos como es que esa información llega a nosotros, ya es algo que forma parte de nuestro día a día.

Nos conectamos con ese mundo virtual y Sabemos y confiamos que en cuanto googleamos algo la respuesta va a llegar, inclusive nos extrañamos si la respuesta no aparece de inmediato.

Si yo te pregunto: ¿Tú sabes conectarte con Internet? Tu respuesta de seguro “sí claro”.

pero ¿de dónde viene esa información? ¿Cómo llega a mí y a otros de forma tan rápida y al mismo tiempo? Bueno podríamos decir que hay miles de servidores que contienen la información y todo un sistema de comunicación con wifi conectado a las computadoras y los teléfonos que nos permiten recibir toda esa data.

Pero muchas veces los detalle de cómo funciona todo eso poco nos importa, nosotros confiamos que mientras el wifi esté encendido la información debe llegar.

Ahora, pero si te pregunto ¿sabes conectar con contigo, con tu interior, recibes la información que necesita conocer tu alma de forma inmediata ¿Qué me responderías? Seguro me dices que no, o que muy poco.

¿Y por qué nos cuestas tanto conectarnos con nosotros mismos?

Siguiendo con la analogía del Internet imagina que el Espírito es el servidor que contiene toda la información de tu ser, el Alma es el wifi y el cuerpo es la computadora; Y nos cuesta conocernos y entendernos porque tenemos el wifi apagado, no nos permitimos tener acceso al servidor. No confiamos en nuestro propio sistema interno de comunicación y por lo tanto no lo encendemos.

Debemos comprender que al conectar con nuestro interior podemos realizar las preguntas que deseemos y vamos a recibir la respuesta de forma inmediata, a través de nuestros sentidos, pero como no la podemos leer en una pantalla de computadora o imprimir, muchas veces no confiamos en los mensajes que no llegan y dejamos de estar atentos a ellos.

Ahora pasemos de esa analogía a entender cuál es el papel que cumple el Espíritu, el Alma y el Cuerpo.

El cuerpo es el instrumento que usamos para poder vivir las experiencias en la tierra a través del sentir. Es decir, el cuerpo nos permite percibir sensaciones producidas por causas externas o internas a través de nuestros sentidos y así adquirir experiencias nuevas y aprendizajes.

El Alma, como lo definió magistralmente mi hijo menor (en ese momento tenía 8 años). Es lo que mueve el esqueleto. Aunque suene un poco raro, el alma no está dentro del cuerpo; el cuerpo está dentro del Alma. Así como el wifi no está dentro de la computadora.

Y El Espíritu, es la totalidad de mi ser, quien posee toda la verdad de quién soy realmente, el conoce todos los detalles de lo que el Alma vino a experimentar. El espíritu o “tu yo superior” como también se le conoce, tiene toda la información que necesitamos para que el alma pueda entender y comprender los pasos que viene a dar en esta experiencia de vida.

Estos tres elementos siempre están conectados, pero nuestra sensación o percepción es que son cosas separadas y que nada tienen que ver una con la otra.

Esto sucede porque el Alma olvida de donde viene al momento de llegar a la tierra, porque si no fuera de esa manera no pudiera experimentar nada, es como hacer una fiesta sorpresa y que el agasajado ya sepa lo que se planeó, no tiene sentido ¿verdad?.

Y por otro lado sentimos que somos solo un cuerpo, que no existe nada más y nos desconectamos por completo de todo lo demás y simplemente no vivimos, solo sobrevivimos y perdemos la oportunidad de avanzar en nuestro crecimiento espiritual.

Así que uno de nuestros propósitos en esta vida es reestablecer esa conexión para poder aprender y experimentar de acuerdo a los deseos del alma, y a entender que nunca existió tal separación entre el espíritu, el Alma y el Cuerpo. Y así poder vivir la vida con un nuevo nivel de conciencia.

Podemos entonces ver la importancia de restablecer esa conexión, primero al entender que no soy solo un cuerpo, sino que hay un alma que desea experimentar las cosas que ya conoce conceptualmente y un espíritu que nos orienta y guía para que la experiencia sea exitosa.

Ahora ¿cómo es eso que El Alma viene a esta vida porque desea experimentar?

Es algo así como cuando vemos un video de un experimento casero donde explican que al mesclar maicena con agua el resultado es arena movediza, en ese momento viendo el video aprendes algo, pero hasta que no lo experimentes por ti mismo no vas a saber que se siente, no vas a descubrir las emociones que ese experimento pueda generarte, como por ejemplo el tocar esa arena movediza entre tus manos, sentir si es frio o caliente, la suavidad o textura que tenga, entre otras cosas. Y eso es lo que quiere el alma: sentir, vivir y guardar esas vivencias; y solo las puede obtener en una experiencia terrenal.

En la vida podemos experimentar todo lo que deseemos, no hay límites al respecto, para eso es el libre albedrío.

Pero la idea no es ir por allí sin rumbo, viviendo al azar cualquier situación que se nos presente, sin estar atentos a lo que realmente el alma desea aprender, superar y sanar para poder crecer.

Para esto el alma deja un plan bien estructurado en manos del espíritu, quien nos ayuda y nos guía en el camino, dejándonos mensajes, sincronicidades, colocándonos personas que nos permitan ver más allá de lo obvio, pero si no activamos esta conexión y nos abrimos a entender los mensajes, estos van pasando por la vida sin pena ni gloria

¿y entonces Como hacemos para reestablecer esa conexión?

  • Lo primero es Creer y confiar que esto es así, entender que hay algo más allá. Es esa confianza de saber que si tengo wifi tendré acceso a la información.
  • Lo segundo es empezar a Limpiar tu corazón de rencores y rabias; llénate solo de amor para que puedas abrirte a recibir esos mensajes.
  • Tercero Pídele ayuda a tu espíritu, el respeta tu libre albedrío y no intervendrá hasta que no lo solicites, así que aprende a apoyarte en él, y así recibir la información que necesites.
  • Cuarto Estar atentos a los mensajes, muchas veces ellos llegan en susurros o través de actividades muy rutinarias y si no estamos atentos no las vamos a comprender. Estos mensajes pueden llegar a través de una canción, una película, un libro o incluso cuando escuchamos una conversación en un café, así que es muy importante estar atentos y consientes de cual fue la ayuda que solicitamos para que podamos entender los mensajes que nos van llegando.
  • Quinto, incluye la Meditación en tu vida, aparte de todos los beneficios que trae a tu cuerpo y mente, es una de las formas más directas de conectar con tu alma y tu espíritu.
  • Sexto Incorpora a tu vida algo de silencio y soledad, aparte de la meditación pasar tiempo en silencio y en soledad, es una forma maravillosa de despertar nuestro interior, regálate un tiempo para ti, para que aprendas a escucharte nuevamente.
  • Séptimo Llevar un diario, anotar todo lo que vayas percibiendo, tus emociones, tu día a día, te va a permitir ver las repeticiones que estás viviendo y las sincronicidades que se te pueden ir presentando y es una excelente forma de ir rescatando los mensajes recibidos.

A mi particularmente me gusta escribir un diario, y muchas veces cuando estoy pasando por una situación la escribo y solicito la ayuda y la guía para resolverlo. Me a pasado en varias ocasiones que cuando escribo mis experiencias y lo que me haya resultado resaltante del día y reviso lo escrito los días anteriores, veo claramente como mi solicitud fue respondida y a veces no me doy cuenta sino hasta que reviso mis anotaciones. Eso sí estoy pendiente de las cosas que me llaman la atención, una palabra, un encuentro con alguna persona, o cualquier cosa que sienta que esconde algún mensaje.

Así para mi el llevar un diario es una de las técnicas que me ha gustado bastante, así que te invito a que lo incorpores en tu vida

Bueno luego de toda esta información que generó una frase; Finalmente redacté y me quedé con este concepto.

Conexión interior: es enlazar el Espíritu, alma y cuerpo para establecer un intercambio de información a través de los sentidos para descubrir mi verdadero Yo.

Atrévete a activar esa conexión para que puedas despertar tu interior y logres experimentar la grandeza de tu Ser.

Y recuerda despierta el poder que hay en ti, transformando tu Mente, cuerpo y Alma.

Adriana Del Castillo

Categorías: Descubre tu Ser

0 commentarios

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *